Hoy 22 de octubre sale a la venta mi segundo libro: “El trabajo ya no es lo que era: nuevas formas de trabajar, otras maneras de vivir”. Se publica con el sello Conecta de la editorial Penguin Random House y me hace mucha mucha ilusión 🙂

El próximo jueves 29 de octubre a las 19h haremos un acto de presentación mediante un directo de Instagram desde la cuenta de Me Gusta Leer junto a Manuel G. Pascual, jefe de redacción en El País Retina. Apúntalo ahora mismo en la agenda y no faltes 🙂

No faltes! Sigue al perfil de @megustaleer en Instagram

¿De dónde sale este libro?

Aunque esto de que las plataformas digitales tendrían un impacto profundo en la manera de organizar y distribuir el trabajo ya lo sabía desde años atrás (ver este artículo de 2013 🤯), la decisión de focalizarme en el ámbito del futuro del trabajo y de los trabajadores se puede fechar a partir de un debate en el Ouishare Fest Barcelona 2017: “Tu jefe será un algoritmo. La plataformización del trabajo y sus impactos sociales”. No tenía ni idea del melón que estaba abriendo esa mañana de noviembre en Barcelona. 

Debate “Tu jefe será un algoritmo” en OuishareFest Barcelona 2017

Me encantó juntar a periodistas, portavoces de plataformas, trabajadores, abogados laboralistas, expertos en política pública, representantes de la academia desde lo legal y lo social, fundadores de herramientas de facturación para trabajos discontinuos (al borde de la ilegalidad) y todo ello moderado por Amaya Apesteguía de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Suena fácil ¿no? 

Me quedé atrapado en esta complejidad de actores e intereses dispares. Tenía que investigar más.

Al poco tiempo conseguí ser uno de los premiados en la convocatoria de Premios de Innovación Abierta 2017 de la Fundación Cotec. Este apoyo me dió el tiempo necesario para estudiar a fondo el fenómeno de las plataformas y, sobre todo desde el punto de vista de los trabajadores, intuir la emergencia de herramientas WorkerTech. El estudio “El mercado laboral digital a debate Plataformas, Trabajadores, Derechos y WorkerTech” fue muy bien recibido y reforzó aún más mi decisión de centrarme en estos temas. 

Presentación del informe en la Fundación COTEC

Curiosamente varios de los eventos de presentación del informe ya contenían, sin saberlo en ese momento, una primera semilla del libro: el título de “El trabajo ya no es lo que era”

Presentación del informe en la Fundación Ideograma

Con la necesidad de seguir aprendiendo acerca de los futuros del trabajo, las plataformas, los trabajadores, la regulación laboral, etc. la serendipia de la vida me cruzó con el editor de mi primer libro en la cola de un cine. Le hablé de mis nuevos intereses, le mandé el informe. Poco tiempo después ya acordamos, con Carlos Martínez y Joan Riambau, el primer esqueleto del nuevo libro.

Escribir un libro de 280 páginas es un reto enorme. No tiene nada que ver con escribir artículos en LinkedIN o en un blog. Te obligas a estructurar y a simplificar todo lo aprendido hasta el momento, te obligas a leer y a informarte acerca de lo que no conoces o solo conoces a medias. Escribir acerca de algo en lo que no eres especialista es la mejor manera de seguir aprendiendo.

¿Qué he aprendido escribiendo el libro?

Lo principal que he aprendido es que me queda mucho por aprender. Nos queda mucho por aprender. El siguiente gráfico lo resume de manera brillante. Cualquiera que haya profundizado en cualquier tema se verá reflejado.

De hecho solo hay una cosa que no me gusta de este gráfico y es la palabra “experto”. 

Como cuenta John Hagel: “No hay expertos del mañana. La etiqueta de experto es muy sospechosa en un mundo de cambios constantes y acelerados. […]. La destreza del experto se basa en la habilidad y la experiencia del pasado. Lo que importa es la emoción y la pasión por explorar, mientras se mantiene la humildad y la mentalidad de principiante.”

He aprendido que me siento más cómodo siendo un explorador que un experto. Como he escrito al inicio del libro:

“Este ensayo quiere ser un compañero de viaje, un sherpa, una brújula, un mapa (aunque aún pueda ser incompleto) acerca de estas nuevas realidades laborales. Un texto que no pretende aportar grandes respuestas, pero que sí plantea muchas preguntas, invita a la reflexión y lanza propuestas interesantes.

No pretendo tener la razón ni defiendo un modelo concreto y único acerca del futuro del trabajo y los trabajadores. Simplemente pretendo explorar, con los menores sesgos y apriorismos posibles, nuevas formas de trabajar y otras maneras de vivir. La ambición es ayudar a reflexionar de manera colectiva, crítica y constructiva alrededor de estos fenómenos y sus impactos en nuestras vidas y en nuestra sociedad.”

Y ¿qué cuenta el libro?

El libro cuenta muchas cosas 🙂 aquí apunto solo cuatro detalles de manera breve. A lo largo de las próximas semanas iré publicando artículos para profundizar en algunos de los temas.

El libro explica cómo la manera de trabajar y de organizar el trabajo ha ido cambiando siempre a lo largo de la historia de la humanidad. Ciertas innovaciones tecnológicas han derivado en nuevas maneras de trabajar y nuevas configuraciones sociales y el desarrollo de nuevas normativas. Ahora está pasando exactamente lo mismo. El proceso de cambio permanente en la manera de trabajar es inevitable. El reto añadido ahora es que las tecnologías digitales por un lado y el COVID-19 por otro lado han acelerado mucho los procesos de cambio. A mayor velocidad menor tiempo para hacer los ajustes necesarios. A mayor velocidad, mayor incertidumbre, mayor tensión.

El principal resultado de esta capacidad de organizar el trabajo a gran escala mediante herramientas digitales es la fragmentación del trabajo

“Mi padre tuvo un solo trabajo toda su vida, yo tendré siete trabajos diferentes a lo largo de mi vida, mis hijos van a tener siete trabajos a la vez”

Tom Malone – Sloan School of Management del MIT

Esta fragmentación del trabajo no se circunscribe únicamente al mundo de las plataformas digitales. Es un impacto mucho más amplio y profundo. Debemos aprovechar de manera táctica el foco mediático, académico y político en las plataformas digitales laborales (que siguen teniendo un impacto limitado en el conjunto del mercado de trabajo) para comprender mejor y anticipar cómo se van a transformar otros sectores y otros trabajos. Simplificarlo todo hablando de la “uberización del trabajo” es un error que nos limita a la hora de comprender la heterogeneidad de plataformas y de las personas que trabajan a través de ellas.

¿Qué podemos hacer frente a todos estos cambios y retos? Todo el cuarto capítulo del libro expone cómo las personas trabajadoras, las organizaciones y muchos otros elementos del sistema laboral (pensiones, educación, sindicatos, reguladores, etc.) están reaccionando ante estos nuevos paradigmas laborales. Todas las piezas del tablero se mueven y la adaptabilidad es y será la principal virtud. Mi principal consejo es no andar solo, buscar compañeros y compañeras de viaje para este tránsito que puede ser incómodo en varios momentos. 

“De manera natural, frente a la incertidumbre tendemos a pensar más en lo que podemos perder (en negativo) que en lo que podemos ganar o mejorar (positivo). El filósofo italiano Antonio Francesco Gramsci describió esto diciendo: «El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos».”

En el libro, para luchar contra estos monstruos, apuesto por imaginar y describir 7 utopías personales acerca de cómo podría ser un mundo del trabajo donde, con osadía y valentía, decidimos que los cambios pueden llevarnos a mejores escenarios. ¿Por qué no? ¿Qué pasaría si? … son preguntas que debemos hacernos siempre ya que permiten imaginar y crear nuevas realidades, futuros deseables

Así pues, ¿cómo será el futuro del trabajo?

“Los futuros no ocurren en otro lado, sino aquí. Los futuros no ocurren por sí solos, los futuros se construyen. Nuestras decisiones, individuales y colectivas, importan. Los futuros no existen, solo existen nuestras decisiones. Las decisiones que tomamos y las que dejamos de tomar. Los futuros los diseñas o te los diseñan.

En definitiva, el futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer que pase. Para lograr que los futuros del trabajo y los trabajadores sean deseables hacen falta dos cosas: nuestra atención y nuestra acción.”

¿Te sumas?

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja una respuesta

Cerrar menú